DIÁLISIS

Cuando los riñones de un paciente, por un problema de insuficiencia renal aguda o crónica, dejan de funcionar, la diálisis permite realizar, mediante equipos médicos, las funciones de los riñones.

¿CUÁNDO ES NECESARIA?

Es necesario recurrir a la diálisis cuando los riñones ya no son capaces de eliminar los desechos y el exceso de líquido de la sangre en cantidades suficientes como para mantener sano al paciente. Generalmente, esto ocurre cuando los riñones funcionan al 5-15 % de lo normal.

Existen 2 tipos diferentes de diálisis: hemodiálisis y diálisis peritoneal.

HEMODIÁLISIS

En la hemodiálisis, la sangre se extrae del cuerpo y fluye a través de un filtro especial que elimina los desechos y los líquidos innecesarios. La sangre filtrada se devuelve luego al cuerpo. La eliminación de los desechos dañinos ayuda a controlar la presión arterial y a mantener el equilibrio adecuado de sustancias químicas en el cuerpo, como el potasio, el sodio y el calcio.

Estructura de un dializador
de fibra hueca común

El dializador es un recipiente grande que contiene miles de pequeñas fibras a través de las cuales fluye la sangre. La solución de diálisis, el líquido limpiador, se bombea alrededor de estas fibras. Las fibras permiten que los desechos y los líquidos innecesarios pasen de la sangre hacia la solución, lo que hace que se eliminen. Al dializador algunas veces se le llama riñón artificial.

¿CUÁNTO TIEMPO DURA CADA TRATAMIENTO DE HEMODIÁLISIS?

En general, los tratamientos de hemodiálisis duran unas cuatro horas, y se realizan tres veces por semana. El tiempo necesario para cada sesión de diálisis depende de:

  • El grado de funcionamiento de los riñones del paciente.
  • De la cantidad de líquido retenido entre una sesión y otra.
  • El peso, estado físico y situación de salud del paciente.
  • El tipo de riñón artificial que se utiliza.

DIÁLISIS PERITONEAL

En la diálisis peritoneal (DP), la sangre se limpia en el abdomen, dentro del cuerpo. La DP la realiza el paciente todos los días, los siete días de la semana.

La DP tiene muchas ventajas. Puede ser programada de modo que se adapte a los horarios de trabajo, escuela, viajes y otras actividades. También puede ser una buena opción para una persona que vive lejos de una clínica o que no tiene un transporte confiable para asistir a un centro de diálisis. Además, como se realiza todos los días, no se acumulan sal, agua ni desechos en el cuerpo.

También tiene algunas desventajas. En primer lugar, necesitará lugar para guardar los suministros y un ambiente limpio para realizarse los tratamientos. También hay riesgo de tener una infección llamada peritonitis. Deberá mantener registros diarios como su peso y presión arterial.

¿CÓMO FUNCIONA LA DIÁLISIS PERITONEAL?

Se coloca en el abdomen un tubo flexible llamado catéter mediante un procedimiento de cirugía menor. El catéter permite que el paciente se conecte fácilmente a un tubo especial que posibilita el ingreso de dos a tres cuartos de líquido de lavado dentro del abdomen.

Este líquido de lavado se denomina dializado. El dializado tarda aproximadamente 10 minutos en llenar el abdomen. Al finalizar el llenado, el catéter se tapa para que no haya pérdidas.

La pared del abdomen (denominada membrana peritoneal) actúa como filtro natural. Permite que el exceso de líquido y los residuos que se encuentran en la sangre pasen al líquido de lavado. Al mismo tiempo, la pared del abdomen impide la salida de elementos que son importantes y necesarios para el cuerpo como es el caso de los glóbulos rojos y los nutrientes.

Para ser efectivo, el dializado debe permanecer en el abdomen dos o más horas, según la contextura física de la persona y la cantidad de residuos a extraer. Ese tiempo se denomina tiempo de permanencia.

Trascurrido este tiempo, se extrae el líquido de lavado del cuerpo y se coloca en una bolsa vacía. La bolsa se desecha.

Después se repite el proceso de ingreso y extracción una determinada cantidad de veces al día utilizando un dializado nuevo. El proceso de sustitución de las bolsas de dializado se denomina intercambio.

La diálisis peritoneal (DP) puede realizarse en el hogar, en el trabajo o mientras se está de viaje.

¿HAY DISTINTOS TIPOS DE DIÁLISIS PERITONEALES?

Sí. Las más importantes son:

  • Diálisis peritoneal continúa ambulatoria (DPCA). Con la DPCA, el paciente se encarga de realizar los intercambios tres o cuatro veces al día.
  • Diálisis peritoneal automatizada (DPA). Con la DPA, una máquina denominada cicladora realiza los intercambios automáticamente mientras el paciente duerme.

Tal vez se necesitará además un intercambio durante el día en función de la evolución de la ERC.