¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA?

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) es una enfermedad en la que los riñones están dañados y, por lo tanto, no pueden filtrar la sangre lo suficientemente bien ni pueden realizar correctamente las demás funciones.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA ERC?

Las dos causas más comunes de la ERC son las siguientes:

  • Diabetes: Se produce cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto, lo que provoca daños a muchos órganos y sistemas del cuerpo, incluidos los riñones, el corazón, los vasos sanguíneos y los nervios.
  • Hipertensión: Si no se controla, la presión arterial alta puede causar ERC y enfermedades cardiovasculares.

Existen otras alteraciones que pueden dañar los riñones, entre las que se incluyen:

  • Glomerulonefritis: Engloba a un grupo de enfermedades que dañan las unidades de filtrado de los riñones.
  • Enfermedades hereditarias: Como la enfermedad renal poliquística, que produce formación de quistes en los riñones.
  • Lupus y otras enfermedades que afectan al sistema inmunitario del cuerpo.
  • Obstrucciones causadas por problemas como uréteres de formas anormales, cálculos renales, tumores o un agrandamiento de la glándula prostática en los hombres.
  • Repetición de infecciones del tracto urinario.
  • El uso de ciertos medicamentos durante muchos años también daña los riñones.

ESTADIOS DE LA ENFERMEDAD RENAL

La mayoría de las enfermedades de los riñones atacan a las nefronas haciendo que pierdan su capacidad de filtración. La mayoría de las enfermedades de los riñones atacan simultáneamente a ambos riñones.

La ERC no se produce de un día para otro, sino que se genera lentamente y a través de los llamados estadios de la enfermedad renal. Estos estadios clasifican el avance de la enfermedad renal en base a la disminución de la función renal.

Los médicos utilizan el término “función renal” para hablar sobre la eficiencia con la que los riñones filtran la sangre.

Las personas con dos riñones sanos tienen el 100% de la función de sus riñones. Una reducción pequeña o leve de la función de los riñones (hasta un 30 o 40%) es difícil de percibir.

La función renal se calcula mediante un análisis de sangre y una fórmula para determinar la llamada tasa de filtración glomerular (TFGe), que es la cantidad de sangre que el glomérulo filtra por minuto y que corresponde al porcentaje disponible de función renal:

  • Cuando la función renal es menor del 25% pueden aparecer problemas graves de salud.
  • Cuando la función renal disminuye a menos de 10-15% la persona necesita alguna terapia de reemplazo renal sustitutiva, ya sea mediante la diálisis o un trasplante de riñón. Esta etapa es la llamada enfermedad renal crónica terminal (ERCT).

La ERC presenta 5 estadios en función del filtrado glomerular.

Clasificación de la ERC por categorías según el filtrado glomerular:

PRONÓSTICO DE LA ERC

La mayoría de las personas en los primeros estadios no presentan síntomas. Con una detección a tiempo y tratamiento correspondiente, la ERC con frecuencia puede retrasarse o detenerse.

Si su enfermedad renal empeora, puede producir insuficiencia renal, lo que implica que los riñones ya no pueden trabajar lo suficientemente bien para realizar sus funciones. No hay cura para la insuficiencia renal, pero hay tratamientos para reemplazar el trabajo de los riñones dañados como la diálisis.

FACTORES DE PROGRESIÓN DE LA ERC

Existen una serie de factores de progresión de la enfermedad que empeoran el daño renal y aceleran el deterioro de la función renal.

  • Proteinuria persistente: Es la presencia de proteínas en la orina como la albúmina. La albuminuria es un signo de enfermedad renal y significa que el paciente tiene exceso de albúmina en la orina. La albúmina es una proteína que se encuentra en la sangre. Un riñón sano no permite que la albúmina pase de la sangre a la orina, mientras que un riñón dañado sí deja pasar algo de albúmina a la orina. Cuanta menos albúmina haya en la orina, mejor. Algunas veces, a la albuminuria se le conoce también como proteinuria.
  • Hipertensión arterial no controlada: En función de la situación clínica se establen objetivos de tensión arterial. Para ello puede ser necesario la toma de algunos medicamentos entre los que se encuentran los antihipertensivos.
  • Diabetes no controlada: Será necesario establecer objetivos para un control del azúcar en sangre adecuado, que dependerá de la situación clínica.
  • Tabaquismo: El hábito de fumar representa uno de los factores directos involucrados en la progresión de la enfermedad renal y se han publicado datos de asociación entre este hábito y el deterioro de la función renal en población general.
  • Dislipemia: La alteración de los niveles de lípidos, como el colesterol, es uno de los factores que empeoran el daño renal y aceleran el deterioro funcional renal. En pacientes con ERC (que no estén en diálisis) se establecen objetivos para el colesterol LDL (colesterol malo) ≤ 70 mg/dL. Para ello puede que se le prescriban medicamentos que ayuden a controlar el colesterol.
  • Anemia: La principal causa de anemia en la ERC es la producción inadecuada de la hormona eritropoyetina, necesaria para la producción de glóbulos rojos. En función de los valores de hemoglobina que se presenten y el estadio de la ERC será necesario el tratamiento con hierro y/u otros medicamentos como los estimulantes de la producción de eritropoyetina.
  • Obesidad: Existen datos que apoyan que la reducción de peso y de la ingesta de grasas puede disminuir el riesgo de ERC.
  • Enfermedad cardiovascular asociada: Además de la relación entre la enfermedad cardiovascular establecida y la progresión de la ERC, el sistema cardiovascular se ve afectado por las alteraciones óseo-minerales asociadas a la ERC.

Para establecer un pronóstico de la evolución de la ERC, los médicos utilizan, además de los valores de la función renal (TFG), los valores de la albuminuria.

Pronóstico de la enfermedad renal crónica por filtrado glomerular estimado y albuminuria